Marcha por los caminos públicos rurales

Hace algunos años, Greenpeace se unió a las protestas de grupos ecologistas contra el macroproyecto urbanístico de 800 viviendas de lujo, dos campos de golf, hoteles y diversa infraestructura de ocio en la Finca Los Merinos Norte, a 20 kilómetros de Ronda, dentro de la Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves y catalogada por la UNESCO como lugar de alto interés faunístico. En ella, se encuentra un frondoso bosque de encinar así como los acuíferos que abastecen para consumo humano a poblaciones serranas como Cuevas del Becerro, Arriate, Serrato, La Cimada, Los Prados, Setenil de las Bodegas, etc.

Para más inri, dicha finca linda con Merinos Sur, donde se ha construido un circuito privado de coches de alta velocidad de mayores dimensiones que el de Jerez de la Frontera y donde la UNESCO alertó en su día que esta zona podía perder la protección de Reserva de la Biosfera.

Desde mayo de 2006, se encuentra cerrado al paso el camino público Alcalá del Valle y Setenil-El Burgo a su paso por el término municipal de Ronda, en la finca Los Merinos. Este tramo de camino se encuentra catalogado en el inventario de caminos del Ayuntamiento de Ronda con el número 150 y, ademá,s forma parte del sendero europeo GR-7, que une Tarifa con Atenas.

El pasado 22 de Enero, con un frío tremendo, el Grupo Local de Málaga de Greenpeace apoyamos una marcha reivindicativa por la zona de Los Merinos para la apertura de los caminos públicos rurales.

Empezamos saltando el muro de piedra que corta el Camino Rural y comprobamos cómo se ha destrozado el camino original con movimientos de tierra por las obras que se realizaron hace ya varios años. En la actualidad, esos movimientos de tierra se han traducido en unos enormes boquetes en el suelo actualmente llenos de agua.

Tras ese impacto visual, y caminando hacia la Sierra de Los Merinos, llegamos uno de los varios carriles que las máquinas han fabricado sobre el suelo de caliza. Como es lógico, se han llevado por delante rocas, matorral, encinas y todo el resto de vegetación.

Más adelante, como a unos dos kilómetros hacia dentro, vemos el llamado ‘Cementerio de las Encinas’, donde los promotores trasplantaron las encinas arrasadas de la construcción de caminos, y que en su día quisieron hacernos ver que se habían trasplantado correctamente.¡Esta zona es impactante! Hasta que no lo ve, nadie imagina la desolación de estas laderas de montañas convertidas en un cementerio de encinas.

Seguiremos trabajando. El próximo recorrido será el próximo 19 de febrero, esta vez para recuperar otro camino histórico, el del Tajo del Abanico.

Mamen Borreg, voluntaria del grupo de Málaga

Lee más sobre lo que hacen l@s voluntari@s de Greenpeace en Andalucía

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Andalucía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s