Estupor y Temblores

Sí, como el título de uno de los libros ‘japoneses’ de Amélie Nothomb. Estupor ante la magnitud de la tragedia, temblores de más del 9 en la escala de Richter. Estupor y temblores por la dimensión de la destrucción, del sufrimiento y del peligro que no cesa.

En la concentración del pasado día 17 de marzo, llevábamos pancartas en las que se leía ‘Solidaridad con Japón’ y ‘Peligro Nuclear’. Vi una foto de una manifestante japonesa en la Puerta del Sol que portaba un cartel en el que se leía: ‘Vosotros sois nosotros’.

Sí, es ‘Ubuntu’: yo soy porque tú eres. Estoy porque tú estás. Somos solidarios y denunciamos el peligro nuclear como magnificador de la tragedia que vive el pueblo japonés, un pueblo que sabe mejor que ninguno el precio que comporta sufrir el castigo atómico. Denunciamos que se siga mintiendo acerca de los altos riesgos que conllevan las centrales, sea Chernobyl, sea ahora Fukushima, porque son innegables.

Estupor y temblores ante los que minimizan esos riesgos cuyos resultados estamos viendo estos días. No nos sirve que aquí en España un seísmo de 9 grados en la escala de Richter sea improbable porque Fukushima nos enseña, de nuevo, que el gran problema de las nucleares que nadie sabe solventar es la seguridad: seguridad en mantenimiento cuando una central envejece. Seguridad en el sistema de suministro eléctrico que mantenga el proceso de refrigeración del núcleo en marcha.

Para que algo así falle y nos situemos a la altura de un Fukushima, no se necesita un terremoto y su subsiguiente tsunami. Basta escatimar en inversiones carísimas pero vitales, que la industria nuclear prefiere ir evitando porque no son rentables.

Y con ‘Lo que queda del día’, si cito al conocido escritor Kazuo Ishiguro, me sigue quedando el estupor y los temblores al concluir que aquellos que pregonan que estamos seguros aquí son los mismos que desafiaron a los riesgos geológicos allí, en Japón, y que todos ellos lo hicieron en nombre de nuestros presuntos progreso y bienestar, jugando con nuestro futuro a la probabilidad del desastre en nombre de sus cuentas de resultados.

La salud y el futuro del pueblo de Japón no deberían ser tasados de esta forma tan materialista. Nuestra solidaridad, como acusan los tasadores, no es oportunista. Es global. No quiere más Fukushimas. Sale a la calle para acompañar a Japón en su duelo y exigir para todos, todos nosotros bajo este mismo sol, un futuro energéticamente seguro y limpio.

Seguimos saliendo a la calle. Ki wo tsukete kudasai, Nihon.

Sol S., voluntaria del grupo local de Barcelona

——————————————————————–

Sí, com el títol d’un dels llibres ‘japonesos’ d’Amélie Nothomb. Estupor davant la magnitud de la tragèdia, tremolors de més del 9 a l’escala de Richter. Estupor i tremolors per la dimensió de la destrucció, del patiment i del perill que no s’acaba.

A la concentració del passat 17 de març dúiem pancartes on es llegia ‘Solidaritat amb Japó’ i ‘Perill Nuclear’. Vaig veure una foto d’una manifestant japonesa a la Puerta del Sol que portava un cartell on es llegia: ‘Vosotros sois nosotros’.

Sí, és ‘Ubuntu’: jo sóc perquè tu ets. Hi sóc perquè tu estàs. Som solidaris i denunciem el perill nuclear com magnificador de la tragèdia que viu el poble japonès, un poble que sap millor que cap altre el preu que comporta patir el càstig atòmic. Denunciem que es continuï mentint sobre els alts riscs que comporten les centrals, sigui Chernobyl, sigui ara Fukushima, perquè són innegables.

Estupor i tremolors davant aquells que minimitzen els riscs, els resultats dels quals estem veient aquests dies. No val dir que aquí a Espanya un sisme de 9 graus a l’escala de Richter sigui improbable, perquè Fukushima ens ensenya, novament, que el gran problema de les nuclears que ningú sap solucionar és la seguretat: seguretat en manteniment quan una central envelleix.

Seguretat en el sistema de subministrament elèctric que mantingui el procés de refrigeració del nucli en marxa. Per tal que quelcom així falli i ens situem a l’alçada d’un Fukushima no cal un terratrèmol i el seu consegüent tsunami. N’hi ha prou amb escatimar en inversions caríssimes però vitals que la indústria nuclear prefereix anar evitant perquè no són rentables.

I amb El que resta del dia, si cito el conegut escriptor Kazuo Ishiguro, encara em queda l’estupor i les tremolors en concloure que aquells que pregonen que estem segurs aquí són els mateixos que desafiaren els riscs geològics allà, al Japó, i que tots ells ho varen fer en nom dels nostres presumptes progrés i benestar, jugant amb el nostre futur a la probabilitat del desastre en nom de llurs comptes de resultats.

La salut i el futur del poble del Japó no haurien d’ésser taxats d’aquesta forma tan materialista. La nostra solidaritat, com acusen els taxadors, no és oportunista. És global. No vol més Fukushimes. Surt al carrer per acompanyar el Japó en el seu dol i exigir per a tothom, tots nosaltres sota aquests mateix sol, un futur energèticament segur i net.

Continuem sortint al carrer. Ki wo tsukete kudasai, Nihon.

Sol S., voluntària del grup local de Barna

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Catalunya y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s