Good morning, seven thirty!

Good morning, seven thirty! Así comienza nuestro día a bordo del Esperanza… Abro lo ojos, siento el balanceo del mar y veo las olas a través del ojo de buey de mi camarote. Estoy embarcada, sí, es verdad. Aún dormida, trato de bajar desde la litera de arriba, una ducha en movimiento, me preparo, y bajo las escaleras hasta llegar al messroom. Allí voy despertando mientras me preparo el café y unas tostadas y, entre tanto, la gente va llegando, te saluda, mil acentos distintos y pienso: ¡Venga Marta, cambia tu mente al inglés!

Nos repartimos las tareas de limpieza del barco: las duchas, los baños, el lounge. Me hago con una escoba, la fregona, el cubo… Entre todos se mantiene el barco impecable. Y después, cada uno a su puesto: campaigners, ingenieros, electricistas, cocineros, oficiales, pilotos; cada cual tiene su puesto y enseguida comienza el trabajo a bordo.

En mi caso, formo parte del equipo de voluntarios de la campaña, que se encuentra trabajando en el Océano Atlántico, investigando y documentando la pesca de arrastre de profundidad que llevan a cabo las flotas españolas y francesas, cuyos métodos de pesca conllevan grandes impactos en los fondos marinos, merman las poblaciones de las especies de profundidad y generan importantes descartes de otras especies que caen en estas redes poco selectivas.

Cuando eres voluntaria en uno de los barcos de Greenpeace, debes viajar con la mente abierta, aprender a convivir con gente diversa, trabajar en equipo, asumir los cambios de planes y estar dispuesta a asumir todo tipo de tareas: limpieza, ayuda en cubierta, cocina, trabajo de campaña, horas en el puente, asistente de cámara, toma de datos…Trabajo intenso que se ve recompensado por la sensación de saber que este es el primer paso para que en 2013, se cumplan las demandas de Greenpeace en la revisión de la Política Pesquera Común en Europa.

A bordo del Esperanza, los días son largos e intensos, y cuando menos te los esperas, algo único ocurre; delfines y ballenas que nos visitan, una foca con cara de asombro que nos regala unos minutos de juegos junto a nosotros o un enorme arcoíris que se deja ver unos instantes entre las gotas de lluvia y el sol que viene y va en estas frías aguas del Norte.

Por todo ello, merece la pena seguir trabajando, dedicar tiempo y esfuerzo en esta organización y pensar que juntos podemos cambiar las cosas, influir en las políticas y despertar conciencias. No hay tiempo que perder. Si crees en ello, actúa antes de que sea demasiado tarde.

Marta González Martín, voluntaria del grupo local de Bizkaia, a bordo del Esperanza

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Euskadi y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Good morning, seven thirty!

  1. Pelayo dijo:

    Bravo Marta y gracias por el trabajo que haceis allí.
    Estás embarcada tú, pero nos llevas a muchos cada día a bordo del Esperanza.

  2. Alvaro Bravo..... dijo:

    Zorionak……

  3. Ricardo dijo:

    Bravo Marta, te seguimos con cariño, con expectación, y por que no decirlo, con un mucho de envidia. Disfrútalo y a trabajar

  4. Paloma dijo:

    Y de repente me he acordado de lo bueno que es tener gente a bordo tan dispuesta a echar una mano en el galley, como a campañas, como a la cubierta del barco…
    Estoy segura de que estás disfrutando y aprendiendo un montón sobre la vida a bordo, al mismo tiempo que sobre esa parte de Greenpeace un poco más interna como es el día a día de las campañas, en el mar y en tierra, …

    Un beso, marinera, y espero que nos veamos pronto!!!

  5. Esther dijo:

    Valiente Marta! Gracias por compartir tu experiencia😀.

  6. marta dijo:

    Es un placer tener la oportunidad de vivir esta aventura, y de poder compartirla tanto con l@s compañer@s a bordo, como con l@s que la viven desde tierra firme…
    Gracias!! un beso enorme

  7. Estefania dijo:

    Me alegro mucho por ti Marta, trabaja duro para proteger el fondo marino!!
    Gracias!

  8. Eduardo dijo:

    Bravo Marta, me ha gustado mucho el post, debe ser impresionante esa experiencia, me la apùnto en “pendientes”

  9. Tino dijo:

    Muy bien Marta, navegas con los pies en el suelo. Que seas muy FELIZ

  10. Izan dijo:

    Que lo pases muy bien Madrina, ya te dare la palma. Un Beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s