Yo solo quería disfrutar de una mañana soleada en plena naturaleza…

En pleno Año Internacional de los Bosques, no hace falta viajar muy lejos para disfrutar de ellos y protegerlos. A la vez, tampoco hace falta hablar de talas masivas o incendios intencionados para comprobar la falta de respeto que se tiene hacia estos ecosistemas justo al lado de nuestra casa…

Un ejemplo: Salgo de casa feliz, un domingo. Voy predispuesta a no dejarme arruinar el paseo por el bosque. Por el sendero que lleva a una fuente cercana, encuentro una bola de papel de aluminio de una merienda. Mi felicidad disminuye un punto pero, tras recogerla, miro el color verde intenso de los árboles e intento olvidar el agravio.

Tras unos metros, tropiezo con munición vacía de un cazador entusiasmado. Otro ataque a mi humor, pero vuelvo a recoger y me concentro en los saltos de felicidad de mi perro dispuesta a no dejarme ganar. Un par de minutos más y me cruzo con dos individuos que, a modo de furtivos, hacen manojos de un arbusto muy frondoso. “Es para arreglar ramos”, me dicen mientras halagan a mi perro para hacerse los simpáticos. “Esto es un parque natural y está prohibido”, les digo. “Poco, solo un poco”, intentan convencerme de su bondad mientras llenan su furgoneta de fardos.

Mi humor ya está al límite. Aviso a la policía local, que me dice que es cosa de los agentes forestales y que aunque estoy a dos kilómetros del casco urbano, no vendrán a ver qué hacen estas dos personas expoliando el bosque… Mi estado anímico baja 5 puntos de golpe.

Al llegar a la fuente, de la que no puedo beber –AGUA NO POTABLE reza un cartel que recuerda que está contaminada de aguas fecales de las urbanizaciones que se desparraman por encima del Parque Natural-, contemplo como en el lecho del riachuelo sigue tirado y boca-abajo el antiguo poste de AGUA NO POTABLE que alguien decidió sustituir y tirar. En este punto, ya estoy de muy mal humor. Estoy bajo cero. Yo solo quería disfrutar de una mañana soleada en plena naturaleza…

Tengo dos opciones:

1. No mirar más al suelo para no ver más bolas de aluminio ni cascos de munición, no mirar a los lados para no tener que saludar a los furtivos, y volver a casa. Con suerte, si los vecinos no ponen su aire acondicionado a tope, aún podré disfrutar del sol en la terraza.

2. Seguir recogiendo la porquería que encuentre, llamar a los forestales para que comprueben qué hacen estos furtivos de matorral y renovar mi queja al Ayuntamiento para que retiren el dichoso poste del río.
La opción menos fácil, la que valida el compromiso, la constancia, la paciencia y la acción son signo distintivo de los miembros de Greenpeace. Cada pequeña aportación cuenta y suma, así que nunca dejemos de hacer algo pensando que no servirá de nada. Siempre sirve, siempre llega a alguien que quizá a su vez se animará a hacer su pequeño o gran gesto por el medio ambiente, empezando por el bosque de al lado de su casa.

Patrícia, voluntaria del grupo local de Barcelona

————————————————————————————————————————

Jo solament volia gaudir d’un matí assolellat en plena naturalesa…. En ple Any Internacional dels Boscos, no cal viatjar molt lluny per gaudir d’ells i protegir-los. Alhora, tampoc cal parlar de tales massives o incendis intencionats per comprovar la falta de respecte que es té cap a aquests ecosistemes just al costat de nostra casa…

Un exemple: Surto de casa feliç, un diumenge. Vaig predisposada a no deixar-me espatllar el passeig pel bosc. Pel camí que porta a una font propera, trobo una bola de paper d’alumini d’un berenar. La meva felicitat disminueix un punt però, després de recollir-la, miro el color verd intens dels arbres i intento oblidar el greuge.

Camino uns metres i ensopego amb munició buida d’un caçador entusiasmat. Un altre atac al meu humor, però torno a recollir i em concentro en els salts de felicitat del meu gos disposada a no deixar-me guanyar.

Un parell de minuts més i em creuo amb dos individus que, a manera de furtius, fan feixos d’un arbust molt frondós. “Es para arreglar ramos”, em diuen mentre afalaguen el meu gos per fer-se els simpàtics. “Això és un parc natural i està prohibit”, els dic. “Poco, solo un poco”, intenten convèncer-me de la seva bondat mentre omplen la seva furgoneta de fardells.

El meu humor ja està al límit. Aviso a la policia local, que em diu que és cosa dels agents forestals i que encara que estic a dos quilòmetres del casc urbà, no vindran a veure què fan aquestes dues persones espoliant el bosc… El meu estat anímic baixa 5 punts de cop.

En arribar a la font, de la qual no puc beure –AIGUA NO POTABLE resa un cartell que recorda que està contaminada d’aigües fecals de les urbanitzacions que hi ha per sobre el Parc Natural-, contemplo com a la llera del rierol segueix l’antic cartell d’AIGUA NO POTABLE que algú va decidir substituir i llençar. En aquest punt, ja estic de molt mal humor. Estic sota zero. Jo solament volia gaudir d’un matí assolellat en plena naturalesa…

Tinc dues opcions:

1.No mirar més a terra per no veure més papers d’alumini ni munició, no mirar als costats per no haver de saludar als furtius, i tornar a casa. Amb sort, si els veïns no posen el seu aire condicionat a tota màquina, encara podré gaudir del sol en la terrassa.

2.Seguir recollint la porqueria que trobi, cridar als Forestals perquè comprovin què fan aquests furtius de matolls i renovar la meva queixa a l’Ajuntament perquè retirin el cartell del riu.

L’opció menys fàcil, la que valida el compromís, la constància, la paciència i l’acció són signe distintiu dels membres de Greenpeace. Cada petita aportació explica i suma, així que mai deixem de fer alguna cosa pensant que no servirà de res. Sempre serveix, sempre arriba a algú que potser al seu torn s’animarà a fer el seu petit o gran gest pel medi ambient, començant pel bosc del costat de la seva casa.

Patrícia, voluntària del grup local de Barna

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Catalunya y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Yo solo quería disfrutar de una mañana soleada en plena naturaleza…

  1. Verónica dijo:

    Saludos Patricia,

    la verdad es que me ha encantado tu forma de escribir la historia, sobretodo porque me he sentido muy identificada, te invito a ver la sección fotodenuncia de mi blog Darwineando: http://biodarwineando.blogspot.com/ donde voy poniendo fotos de objetos varios que me encuentro en mis paseos por el bosque, el campo o la montaña en general. También algun que otro video en la sección videodenúncia. Gracias por la labor que haceis, por cierto, me gustaria hacerme voluntaria del grupo de Barcelona, soy socia desde hace unos años y el año pasado me hice voluntaria del grupo de BCN de WWF pero Greenpeace es más activista y creo que mi cuerpo me lo pide😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s