Un barco diferente

Hoy me levanté con la noticia de que el Rainbow Warrior II dejaba definitivamente de navegar. Era una noticia esperada y conocida muchos meses antes. El gran barco de Greenpeace, su buque insignia, iba a dejar paso a otro más moderno, el RW III, al que nuestro Grupo Local de Asturias contribuyó a su construcción. Pero a pesar de ello, algo hizo crack dentro al leer que ya nunca saldrá a navegar para defender el Medio Ambiente como todos estos años.

A finales de 2009 se celebró en Barcelona La Conversaciones del Clima previas a la Cumbre del Clima de Copenhague, de infausto recuerdo para el Medio Ambiente. Varios voluntarios de toda España acudimos a la ciudad condal a ayudar en las actividades de Greenpeace esos días.

El Rainbow Warrior II también acudió a Barcelona a apoyar y, como cada vez que llega a un puerto, se realizaron varios días de Open Boat, una jornada de puertas abiertas, para la gente que quería visitarlo. Yo fui uno de los voluntarios que sirvió de guía en el barco. Sólo pisarlo ya me hizo sentir un montón de cosas especiales. Cuántas fueron las imágenes que se me vinieron a la cabeza de acciones de Greenpeace por todo el mundo.

Tras unas lecciones a cargo de Valeria, llegó el primer grupo del día y me puse a la tarea. Era increíble ver la cara de la gente cuando le contabas la gran cantidad de historia que encerraba este barco: la leyenda del delfín Dave, el tótem, las señales en el puente de mando del asalto de los servicios secretos franceses en Mururoa, el motivo por el que yo estoy ahora mismo en este barco que es Greenpeace. Todos los visitantes mostraban en su cara que donde estábamos no era un barco cualquiera, que era algo mucho más especial, una auténtica leyenda. Escribo esto, rememoro aquellos días y me emociono.

Ahora abandonará la lucha por el Medio Ambiente. Igual que él tomó el relevo del primer Rainbow Warrior (demostrando que no se puede hundir un arco iris), ahora será otro el que mantenga viva la llama de la lucha por el Medio Ambiente y la paz a lo largo y ancho del planeta.

Pero su vida no se acaba aquí. Desde hoy, bajo el nombre de Rongdhonu (Arco Iris en bengalí), servirá como barco hospital para la organización Friendship, proporcionando atención sanitaria primaria, secundaria y urgente a algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo que tienen poco o ningún acceso a instalaciones sanitarias básicas.

En breve tendremos en los mares el Rainbow Warrior III. Te esperamos con impaciencia

Pelayo G. Llanes, voluntario grupos local Asturias.

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Asturias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un barco diferente

  1. toda una leyenda vogando por salvar lo que queda de pachamama. ahora va a ayudar a sus hijos, y se reincarnara en navio muy prometedor, capaz de luchar pacificamente como una guerrera del Arco Iris, Viva Greenpeace Viva el Rainbow Warrior !

    por cierto como hace uno pa ir a navegar y ayudar en el RW ? mi hermano tiene las certificaciones RYA inglesas de navegacion y le interesaria, y yo las voy a pasaar tambien !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s