Tinc la meva sogra fregida. En el sentit figurat vull dir…

Ella s’encarrega d’anar a la plaça i sempre ens porta el peix… D’ençà que estic a Greenpeace i escolto i llegeixo i actuo, entendreu que no puc comprar qualsevol tipus de peix i, es clar, ella pateix les conseqüències… I no perquè no vulgui ajudar, al contrari.

Perquè a les peixateries, ningú la comprèn i se la miren com a un bitxo estrany quan comença a demanar més informació. No li saben dir què és d’arrossegament o què no i si ja els demanes que et posin a l’etiqueta d’on ve el peix, això és interpretat com a un signe de desconfiança cap al venedor i clar, en un mercat de ciutat de província petita això és molt important.

I si la meva sogra, que és una experta comprant a un mercat té problemes amb els seus peixaters de confiança, imagineu gent més jove, com jo, que no tenim ni idea de quina parada és de fiar i quina no.

Jo, que per circumstàncies de la vida moderna, sóc més de supermercat, pateixo un infern quan intento comprar peix. En la darrera sortida de voluntaris per a recollir dades per a fer el rànquing de supermercats i la seva política de compra de peix, vaig tenir el gust d’anar a un Mercadona, que per proximitat acostuma a ser allà on acabo comprant…

Per a saber més, apropeu-vos a qualsevol de les seves neveres com vaig fer jo quan recollia les dades. La seva informació sobre el producte és gairebé nul·la i quan hi ha, t’adones que són els peixos que precisament estan en perill!! De tota la seva oferta, aquell dia, es salvaven unes sardines descarregades a un port gallec. Però venen tallades, sense cap i sense cua i sempre et queda el dubte aquell de si fan la mida mínima reglamentària…  
 
Per això va ser important la sortida d’aquest dissabte. La gent no sap perquè ningú li ha explicat. Però és molt sensible a aquest tema. Segur que us van fer uns ulls com taronges quan els vau explicar què va el tema. Ens hi juguem el futur i activitats com aquestes serveixen. Encara estem a temps de salvar els oceans i podem ajudar només mirant què fiquem al cistell de la compra. I tant que és possible!!!

————————————————————

Ella se encarga de ir a la plaza y siempre nos trae el pescado… Desde que estoy en Greenpeace y escucho y leo y actúo, entenderéis que no puedo comprar cualquier tipo de pescado y, claro, ella sufre las consecuencias… Y no porque no quiera ayudar, al contrario: porque en las pescaderías nadie la comprende y la miran como a un bicho raro cuando empieza a pedir más información.

No le saben decir qué es de arrastre o que no y si encima les pides que te pongan en la etiqueta de dónde viene el pescado, eso se interpreta como un signo de desconfianza hacia el vendedor y, claro, en un mercado de ciudad pequeña esto es muy importante.

Y si mi suegra, que es una experta comprando en un mercado tiene problemas con sus pescaderas de confianza, imaginaos los problemas que tenemos gente más joven, como yo, que no tenemos ni idea de qué parada es de fiar y qué no.

Yo, que por circunstancias de la vida moderna, soy más de supermercado, sufro un infierno cuando intento comprar pescado. En la última salida de voluntarios para recoger datos para hacer el ranking de supermercados y su política de compra de pescado, tuve el gusto de ir a un Mercadona, que por proximidad acostumbra a ser donde acabo comprando…

Para saber más, acercaos a cualquier de sus neveras como hice yo cuando recogía los datos. Su información sobre el producto es casi nula y cuando la hay, ¡te das cuenta que son los pescados que precisamente están en peligro!! De toda su oferta, aquel día, se salvaban unas sardinas descargadas en un puerto gallego. Pero las venden ya limpias, sin cabeza y sin cola y siempre te queda la duda aquella de si cumplen con el tamaño mínimo reglamentario…

Por eso es importante la salida del sábado. La gente no sabe porque nadie le ha explicado. Pero es muy sensible a este tema. Ya veréis como abren lo ojos como platos cuando los explicáis de qué va el tema. Nos jugamos el futuro y acciones como estas sirven. Aún estamos a tiempo de salvar los océanos y podemos ayudar sólo con mirar qué metemos en la cesta de la compra. ¡Claro que es posible! Suerte!!

Patricia, voluntaria del grupo local de Barcelona

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Catalunya y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s