Dos dies més al Rainbow Warrior / Dos días más en el Rainbow Warrior

29 de desembre. A les 6 del matí, em comencen a arribar missatges al telèfon, cosa estranya perquè en tot el viatge no he tingut cobertura. Llavors caic que solament pot ser per una cosa: que estem passant per l’estret de Gibraltar!

Quan surto a coberta, en concret a la popa del vaixell, aprecio com de prop que es veuen Europa i Àfrica. No és la primera vegada que passo per l’estret de Gibraltar, però sí és la primera vegada que ho puc veure des del mar, o millor dit, des de l’oceà ja en aquest moment.

Després de veure aquesta postal que m’ha agradat molt perquè a més estava clarejant, comença un altre dia de treball. Després de les tasques de neteja que són comunes a tots, un dels mecànics -anomenat Phil- em diu que a la conference room hi ha uns baguls que necessiten ser tractats i pintats i que si ho puc fer. Així que aquí estic jo, brotxa en mà, començant a posar-los el tractament per a la humitat i estic tan concentrat que se’m passa l’hora de dinar. Encara no estic acostumat a dinar a aquesta hora i m’adono que se m’ha passat l’hora quan algú baixa a la “conference room” i em pregunta per què no he menjat.

Quan torno a la tarda per seguir amb els baguls, comença a sonar una alarma i anem ràpid al punt de trobada, que està a l’heliport, i aquí ens fan un control a la tripulació i ens donen instruccions per a un cas d’emergència.

Ja a la nit, mentre alguns veuen una pel·lícula, alguns estan amb l’ordinador i uns altres mengen alguna cosa, jo aprofito que ja està ordenada i classificada la biblioteca i em poso a llegir un llibre amb tota la tranquil·litat que dóna estar al Rainbow en el mitjà de l’oceà. 30 de desembre.

Després d’acabar unes tasques a la conference room, m’apropo al pont de comandament en el qual en aquest moment es troba el 2on. oficial, l’Emili, que és de Barcelona, i em poso a fer-li mil i una preguntes sobre què és això, què és allò.

I en l’última pregunta li demano que sigui sincer i em digui què és per a ell el millor i el pitjor que té el nou Rainbow Warrior. Per a l’Emili, el millor que té és molt clar: és un vaixell molt respectuós amb el medi ambient donat al poc combustible que gasta, als tractaments d’aigües usades, pintures utilitzades i perquè és un vaixell pensat per a navegar a vela. Sobre què és el pitjor, l’Emili es queda pensant un moment i em diu que no porta suficient temps navegant amb ell per poder respondre a la meva pregunta, però que pel que a ell li van dir és un vaixell que en condicions molt adverses provoca molt mareig entre el personal. M’explica que quan van provar el vaixell ho van fer al Mar del Nord i amb molt mal temps i encara que el vaixell va passar la prova amb un excel·lent, la tripulació es va marejar molt. Segons ell és normal, perquè com que té l’heliport’ a popa, obligatòriament s’ha de situar tota la resta a proa i quan hi ha molt mal temps això es nota.

Quan baixo del pont de comandament llegeixo a la pissarra que havent sopat, Lila una de les marineres del Barco, ens donarà una xerrada sobre balenes i sobre les espècies que es troben a la zona de les Illes Canàries. Em sembla genial això perquè s’aprofita el temps lliure per fer una formació, la qual mai està de més…

——————————————————————————————————————————————————–

29 de diciembre. A las 6 de la mañana me empiezan a llegar mensajes al teléfono, lo cual es raro porque en todo el viaje no he tenido cobertura. Entonces caigo en que solo puede ser por una cosa: ¡Estamos pasando por el estrecho de Gibraltar!

Cuando salgo a cubierta, en concreto a la popa del barco, aprecio lo cerca que se ven Europa y África. No es la primera vez que paso por el estrecho de Gibraltar, pero sí es la primera vez que lo puedo ver desde el mar, o mejor dicho, desde el océano ya en ese momento.

Luego de ver esa postal que me ha gustado mucho porque además estaba amaneciendo, empieza otro día de trabajo. Después de las tareas de limpieza que son comunes a todos, uno de los mecánicos -llamado Phil- me dice que en la conference room hay unos baúles que necesitan ser tratados y pintados y que si lo puedo hacer yo. Así que ahí estoy yo, brocha en mano, comenzando a ponerles el tratamiento para la humedad y estoy tan concentrado que se me pasa la hora de la comida. Todavía no estoy acostumbrado a comer a esa hora y me doy cuenta de que se me ha pasado la hora cuando alguien baja a la conference room y me pregunta por qué no he comido.

Cuando vuelvo por la tarde para seguir con los baúles, empieza a sonar una alarma y vamos rápido al punto de encuentro, que está en el helipuerto, y ahí nos hacen un control a la tripulación y a darnos instrucciones para un caso de emergencia.

Ya por la noche, mientras algunos ven una película, algunos están con el ordenador y otros comen algo, yo aprovecho que ya está ordenada y clasificada la biblioteca y me pongo a leer un libro con toda la tranquilidad que da estar en el Rainbow en el medio del océano. 30 de diciembre. Después de terminar unas tareas en la conference room, me acerco al puente de mando en el que en este momento se encuentra el 2º oficial, Emili, que es de Barcelona, y me pongo a hacerle mil y un preguntas sobre qué es eso, qué es aquello.

Y en la última pregunta le pido que sea sincero y me diga qué es para él lo mejor y lo peor que tiene el nuevo Rainbow Warrior. Para Emili, lo bueno está muy claro: es un barco muy respetuoso con el medio ambiente dado el poco combustible que gasta, a los tratamientos de aguas usadas, pinturas utilizadas y que es un barco pensado para navegar a vela.

Sobre qué es lo peor que tiene, Emili se queda pensando un momento y me dice que no lleva suficiente tiempo navegando con él para poder responder a mi pregunta, pero que por lo que a él le dijeron es un barco que en condiciones muy adversas provoca mucho mareo entre el personal. Me cuenta que cuando probaron el barco lo hicieron en mar del norte y con muy mal tiempo y aunque el barco pasó la prueba con un sobresaliente, la tripulación se mareó demasiado. Según él es normal, porque al tener el helipuerto en popa, obligatoriamente se tiene que ubicar todo lo demás en proa y cuando hay muy mal tiempo eso se nota.

Cuando bajo del puente de mando, leo en la pizarra que está apuntado que después de cenar, Lila una de las marineras del Barco, nos va a dar una charla sobre ballenas y sobre las especies que se encuentran en la zona de las Islas Canarias.

Me parece genial esto porque se aprovecha el tiempo libre para hacer una formación, la cual nunca esta de más.

Alejandro, voluntario del grupo de Cataluña

Sigue a Cataluña en las redes sociales…

Facebook

Twitter

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Catalunya y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dos dies més al Rainbow Warrior / Dos días más en el Rainbow Warrior

  1. Marcel·lí dijo:

    Quines dentetes, records a Lila i bona feina!
    salut

  2. que bien trabajar con un ambienta y gente y razones tan motivadoras, asi yo haria cualquier cosa !
    Go forward Rainbow Warriors !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s