Felicitats capità! / ¡Felicidades capitán!

Ja ha passat un mes d’ençà que el Rainbow Warrior va ser a Barcelona, però encara tinc ganes de compartir amb vosaltres algunes reflexions que, en una persona nouvinguda com jo, l’esdeveniment va provocar.

El dia del concert de Rebeca Jiménez al Rainbow Warrior III, va ser la primera vegada que participava en una activitat de carrer com a col·laborador de Greenpeace. Em vaig presentar a una de les coordinadores que em va indicar on eren els folres polars de l’organització. Me’l vaig posar i vaig preguntar què havia de fer. “Has d’anar cap a la proa del vaixell, informar a la gent que et vingui a preguntar i, de pas, vigilar que ningú desendolli el grup electrogen no sigui cas que ens quedem a les fosques”.

Deu minuts després me’n vaig adonar que aquesta part del voluntariat és poc glamurosa. Cap persona s’havia dirigit a mi per informar-se, feia un fred que pelava i no podia parlar amb ningú per fer més amena la tasca… Però la meva visió va tornar a recaure al colom que hi ha al costat de l’àncora i un somriure va florir a la meva (gelada) cara. Estava justament allà on volia estar i fen allò que em venia de gust. De què em podia queixar?

Però abans de tancar aquest escrit em queda una anècdota per explicar. Vaig veure al capità del Rainbow Warrior quan va estar saludant a uns mariners alemanys que també estaven de passada per Barcelona. Si ell mateix no s’hagués presentat ni me n’hauria adonat, però un cop ho va fer m’hi vaig fixar.

Em vaig adonar de la gran tranquil·litat que contagiava a tothom que tenia al seu voltant, i de les mirades d’orgull que tenien els seus ulls cada cop que els girava cap al buc insígnia de la organització. En aquell moment no vaig gosar dir-li res i per això vull aprofitar aquesta oportunitat per fer-ho: Enhorabona capità! Té l’honor de comandar un vaixell únic al món gràcies a les tones de bones vibracions que transporta dels milions i milions de socis, voluntaris, activistes, col·laboradors, simpatitzants… d’aquesta esperança que anomenem Greenpeace.

—————————————————————————————————————————

Ya ha pasado un mes desde que el rainbow Warrior estuvo en barcelona, pero aún tengo ganas de compartir con vosotros algunas reflexiones que, en una persona nueva como yo, el acontecimiento provocó.

El día del concierto de Rebeca Jiménez en el Rainbow Warrior III, era la primera vez que participaba en una actividad de calle como colaborador de Greenpeace. Me presenté a una de las coordinadoras que me indicó dónde estaban los forros polares de la organización. Me lo puse y pregunté qué debía hacer. “Tienes que ir hacia la proa del barco, informar a la gente que te venga a preguntar y, de paso, vigilar que nadie desenchufe el grupo electrógeno no sea que nos quedemos a oscuras.”

Diez minutos después me di cuenta de que esta parte del voluntariado es poco glamourosa. Ninguna persona se había dirigido a mí para informarse, hacía un frío que pelaba y no podía hablar con nadie para hacer más amena la tarea. Pero mi visión volvió a recaer en la paloma que hay al lado del ancla y una sonrisa floreció en mi (helada) cara. Estaba justamente donde quería estar y haciendo lo que me apetecía. ¿De qué me podía quejar?

Pero antes de cerrar este escrito me queda una anécdota que contar. Vi al capitán del Rainbow Warrior mientras saludaba a unos marineros alemanes que también estaban de paso por Barcelona. Si él mismo no se hubiera presentado ni me habría dado cuenta, pero una vez lo hizo me fijé. Me percaté de la gran tranquilidad que contagiaba a todo el mundo que tenía a su alrededor, y de las miradas de orgullo que tenían sus ojos cada vez que los giraba hacia el buque insignia de la organización. En aquel momento no me atreví a decirle nada y por eso quiero aprovechar esta oportunidad para hacerlo: ¡Enhorabuena capitán! Tiene el honor de comandar un barco único en el mundo gracias a las toneladas de buenas vibraciones que transporta de los millones y millones de socios, voluntarios, activistas, colaboradores, simpatizantes … de esta gran esperanza que llamamos Greenpeace.

Miguel Jiménez, voluntario Grupo Local de Catalunya

Sigue a Catalunya en las redes sociales…

Facebook

Twitter

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Catalunya y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Felicitats capità! / ¡Felicidades capitán!

  1. pues si que orgullo servir para algo realmente bueno !
    lastima que la mayoria de los trabajos vayan entorno a ldinero y no entorno a las personas y su alrededor !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s