¿Quién dijo fácil?

La misión era realizar unas fotos ante un lugar emblemático de la ciudad, haciendo volar un farolillo. A priori, el objetivo era fácil; presumíamos de nuestra experiencia del verano pasado en la playa de El Algarrobico. ¡Qué gran tarde aquella!

La hora fijada: las 18:00.Cinco personas, un farolillo, una cámara de fotos y un bonito lugar: La fuente de Las Almadrabillas. ¿Qué le pasa a la fuente? Pues que han decidido realizar obras de mantenimiento, así que a hacer puñetas el plan. Pero eso no era nuestro mayor problema, teníamos un desagradable compañero: el viento de poniente que aumentaba su fuerza conforme avanzaba la tarde. La situación recomendaba no intentar ni tan siquiera sacar el farolillo de su bolsa a riesgo de verlo desaparecer en el horizonte.

Hubo que tomar una rápida decisión, pues la tarde se nos echaba encima. Se trataba de buscar un lugar más protegido del viento así que nos dirigimos al casco viejo de la ciudad. Entre callejuelas y pequeñas plazas había posibilidad de encontrar un rincón a salvo de nuestro malvado enemigo Eolo, nos dirigimos a la Plaza de la Catedral. Pero cuando llegamos, estaba atestada de gente a causa de un acto en honor al Padre Jesús Cautivo de Medinaceli, y nosotros, nuestro farolillo y nuestra cámara fotográfica, no encajábamos en tan magno acontecimiento. A seguir buscando…

Por fin encontramos un lugar que nos podía servir, la plaza Careaga, con su esfera de acero en el centro. Preguntamos al propietario de un comercio de allí si la esfera se encendía al caer la tarde y nos aseguró que sí, que sobre las 19:30 horas se encendía el alumbrado público y con él la esfera. No todo iban a ser malas noticias; nuestro peregrinar había dado sus frutos. Preparamos el trípode, la cámara, la perspectiva idónea y la posición de las chicas para aprovechar el tiempo de encendido de mecha del farolillo. Un nutrido grupo de chavales comenzó a congregarse en los bancos de alrededor con curiosidad, temíamos que aquello perjudicara nuestra misión, pero nuestro “amigo” Eolo no quería ser menos en esta estampa y volvió con fuerza renovada para hacernos sufrir un poco más.

La noche llegó, las luces se encendieron, las chicas se pusieron sus camisetas y, cruzando los dedos, encendimos el farolillo. Todos nuestros planes previos no sirvieron de mucho. Las chicas lucharon denodadamente por mantener el farolillo en su verticalidad y se olvidaron de posar ante la cámara. La batalla fue intensa y, finalmente, el farolillo extinguió su mecha con parte del papel quemado. Pero, a pesar de todo y de todos, nuestro objetivo se alcanzó, fotos verticales y horizontales con las que participar del collage. ¿¡Quién dijo fácil!?

Luis Fco. Vilar, voluntario de Greenpeace Andalucía

Sigue a Andalucía en las redes sociales…

Facebook
Twitter

Acerca de L@s Voluntari@s

Los voluntarios y voluntarias de Greenpeace España actúan
Esta entrada fue publicada en Andalucía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s